Discotecas: Unos elementos diferenciadores

La actividad de las Salas de Fiesta, Baile y Discotecas tiene como elemento singular y específico el baile. Ninguna otra actividad, entre todas las recogidas en las normativas autonómicas, tiene la posibilidad de ofrecer el baile como actividad recreativa identificadora. Esta identidad debe verse reflejada por todos aquellos elementos que lo diferencien de cualquier otra actividad similar.

En la actualidad no ocurre así en la mayoría de las normativas. Uno de los elementos conocido como “la pista” es un componente esencial y diferenciador. Es el lugar destinado para ello y, por lo tanto, se manifieste el entretenimiento perseguido por el usuario. La pista debe reunir las condiciones necesarias para que tal fin se cumpla. Debe tener unas dimensiones adecuadas, exento e todo obstáculo que impida o moleste la realización de tal fin. Así mismo dispone de efectos lumínicos que lo diferencia del resto del local. Cada momento, cada cadencia es propiciada por una iluminación diferente. Cada género musical necesita irradiar un tipo y modo de luz adecuada al mismo.

Otro elemento esencial es la música. No es exclusivo de las Salas de Fiesta, Baile y Discotecas, pero sin embargo si es un recurso que, en la forma en que se disponga, identifica el fin que persigue. No se puede comparar el tipo y el género musical escogido si se pretende una amenización musical o si se pretende facilitar y promover el baile o simplemente escuchar un concierto. Los distintos tipos y géneros se mezclan de forma distinta según el fin que se persigue. Dentro de la música también incide su volumen. Varias normativas autonómicas establecen límites de emisión según la actividad que recoge la licencia del local. Precisamente esa limitación para unas actividades sitúa a las Salas de Fiesta y Discotecas en el grupo en el que la emisión permitida es superior  en decibelios (dB) por exigencia de la insonorización determinada.

Estos elementos, entre otros, son identificadores de una actividad específica como la que se realiza en las salas de fiesta, baile y discotecas. Todos ellos deben ser exigidos y permitidos exclusivamente cuando se cuente con una licencia para Sala de Fiesta, Baile ó Discoteca.

El reconocimiento de las mismas servirá, igualmente, para descubrir cuando un local sin la licencia correspondiente dispone de ellos provocando una inadecuada oferta frente a quien las ofrece con pleno derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *