Opinión

EL INCREMENTO DE LAS TARIFAS DE PROPIEDAD INTELECTUAL

P. INTELECTUAL 18La nueva regulación sobre Propiedad Intelectual, obliga a las Entidades de Gestión a establecer nuevas tarifas que determinen el importe a abonar por los usuarios por el uso de los derechos que representan.

Todas las Entidades de Gestión han presentado ante el Ministerio sus nuevas tarifas. Existen algunas cuyos incrementos respecto a las que venían percibiendo son altamente escandalosos. En algún caso concreto el incremento alcanza el ochocientos por cien.

Tras la presentación la Sección Primera de la Comisión de Propiedad Intelectual dependiente de la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha emitido un informe sobre las mismas.

Entre las conclusiones finales de dicho informe debe destacarse:

“Por otro lado, no debe olvidarse que, sin perjuicio de la aplicación de la nueva normativa tarifaria, el valor económico de la explotación de los derechos por parte de los usuarios en sus respectivas actividades económicas no debiera sufrir alteraciones fundamentales exclusivamente por dicho cambio normativo, toda vez que los criterios sustentadores del citado valor económico estaban ya consolidados jurisprudencialmente con anterioridad a la reforma legal.”

Los incrementos más significativos se encuentran, sobre todo, en las Entidades que han cambiado el sistema tarifario.

El nuevo sistema tarifario establecido por algunas Entidades de Gestión, como es el caso de las nuevas tarifas de AGEDI-AIE, no solo realizan una interpretación “sui generis” de los criterios evaluadores, que establece la reforma, sino que incorporan nuevos criterios que nada tienen que ver con algunas actividades a las que se aplican y cuya única intención es incrementar el importe.

Concretamente AGEDI-AIE, en la Memoria Económica que acompaña a sus tarifas señalan: “Las posibles diferencias resultantes (con las tarifas preexistentes) derivan, en esencia, de la adaptación a los requisitos de la O.M. sobre la base de criterios objetivos y contratables de los mercados respectivos en que opera cada usuario.”

Si a eso añadimos que unas líneas antes ha declarado que: Dicha extrapolación se basa en métodos estimativos sobre preferencia declarada. Siendo la preferencia declarada obtenida por medio de encuestas sin posible control externo, viene a resultar que el incremento excesivo resultante es por la inconsistente interpretación de los criterios establecidos y los incomprensibles nuevos criterios incorporados.

No se puede basar los incrementos excesivos por la simple aplicación de los criterios y menos si no se aplican de forma justa, objetiva y equilibrada.

Opinión

Turismo y Ocio Nocturno

OCIO NOCTURNO 06El ocio nocturno tiene una incidencia fundamental en la optimización económica del turismo. En España algunos lo siguen considerando un complemento. Mientras, por ejemplo, las “otras” ofertas de hospedaje levanta un gran revuelo mediático, que provoca, a su vez, iniciativas legislativas, la constante agresión económica al ocio nocturno “se permite”, consiente o hace mirar a las administraciones hacia otro lado.

“Estudios encargados por Turespaña constatan que, en los mercados emisores extranjeros, la marca España evoca inmediatamente, por este orden, los conceptos “ocio”, “turismo”, “fiesta” y “gastronomía”. Destacar que el ocio se antepone incluso al turismo. Sin embargo no se puede separar la vinculación de ambos conceptos en cuanto a la incidencia económica.

La oferta turística global necesita irremediablemente de una oferta de ocio nocturno completa y de calidad. El ocio nocturno es un elemento esencial en esa oferta integral. Un ocio nocturno independiente y de calidad que mantengan el nivel exigido por una clientela conocedora de otras ofertas en sus países de origen, y que son altamente competitivas, merece una atención acorde con su incidencia social y económica.

El ocio nocturno tiende a confundirse con otras actividades que nada tienen que ver con la auténtica oferta de ocio nocturno legalmente establecido. Legalmente establecido implica el cumplimiento de una serie de obligaciones tanto de infraestructura de los locales como de gestión responsable de los mismos.

No se debe confundir el ocio nocturno con locales sin licencia para ejercer la actividad propia de los locales con autorización. Un ocio nocturno tal cual está regulado en España puede competir con cualquier otro en cuanto a calidad y seguridad. La innovación está garantizada, la situación en el ranking de preferencias por quienes nos visitan es clara y contundente.

Con este bagaje solo es necesario que, finalmente, las administraciones sean conscientes de que empobrecer la oferta del ocio nocturno, al permitir actividades ilegales, estimula la degradación del primer referente de la marca España.

Opinión

DISCOTECAS Y SALAS DE FIESTA: ALGO MÁS QUE MÚSICA

DISCOTECA 14La viabilidad de las empresas de ocio nocturno, y en especial las Salas de Fiesta y Discotecas, exige con mayor intensidad y periodicidad la adecuación de las ofertas que cada uno de los locales ofrece. La inmediatez del conocimiento de las distintas ofertas y la facilidad del desplazamiento favorecen la movilidad de los usuarios y provocan el esfuerzo constante de los empresarios. La actualización de las ofertas deviene en una continua inversión. Esa actualización, independiente de las estructuras básicas y de los elementos permanentes que a su vez también deben ser renovados, obliga a desarrollar una serie de inversiones de duración limitada.

Fidelizar a un “cliente habitual” es más costoso en la actualidad que en un tiempo pretérito. En estas actividades la innovación tecnológica y con ella la evolución de los gustos y exigencias de los clientes, exige un esfuerzo creativo, y por lo tanto económico, para conseguir la doble función de fidelizar al cliente habitual e incorporar a nuevos.

En determinados foros se plantea la infravalorada cuantificación que los derechos de propiedad intelectual en las Salas de Fiesta y Discotecas. El planteamiento de que “si no hay música, no hay discoteca”, no es tan axiomático, como algunos interesados defienden, y demasiado simple. La simplificación excesiva deviene en errores de valoración.

La música es necesaria para que exista la actividad de discoteca o sala de fiesta. La oferta esencial es el baile, las atracciones y el espectáculo. Sin música no se podría realizar. No obstante si bien lo anterior es cierto, no es menos cierto que el atractivo de estos locales no se basa solo en la música, en la actualidad todos los locales pueden disponer de la misma música. Pero el éxito de algunos demuestra que existen muchos otros factores, en ocasiones trascendentales y necesarios para la explotación de la actividad. Factores que contribuyen significativamente en el buen funcionamiento.

Todos estos factores conllevan no solo los costes de inversión, que en el caso de luz y sonido son muy elevados, sino en los del mantenimiento diario del conjunto. El olvido o infravaloración de los mismos, lleva a una errónea valoración de los integrantes necesarios de la actividad.

Opinión

Negociación nuevas Tarifas SGAE y AGEDI-AIE

sgae

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual obliga a las entidades de gestión (SGAE, AGEDI-AIE, etc.) a establecer nuevas tarifas generales. La primera en presentar las nuevas tarifas ha sido AGEDI-AIE, si bien al poco tiempo SGAE ha presentado al Ministerio las suyas.

Las tarifas de SGAE mantienen el mismo sistema tarifario que las anteriores. Por otra parte las de AGEDI-AIE incorporan un nuevo sistema sustentado en unos cálculos cuya explicación y razonamiento no se ajusta en absoluto, a nuestro entender, a la equidad y objetividad que exige la nueva normativa. Mientras las nuevas tarifas de SGAE tienen en cuenta los antecedentes y, por la tanto, reconociendo la validez de un sistema que se ha consolidado, como tal, a lo largo de más de cuarenta años, las de AGEDI-AIE obvia todos los antecedentes y promueve un nuevo sistema que provoca un incremento desproporcionado sobre los importes anteriores. Así mismo durante este periodo transitorio con SGAE se han mantenido contactos sobre las nuevas tarifas, con AGEDI-AIE no ha sido posible esos contactos.

Es el momento de negociar ambas situaciones. FASYDE iniciará las conversaciones necesarias para el establecimiento de unas tarifas “equitativas y no discriminatorias” con las entidades de gestión que afectan a las salas de fiesta y discotecas. Negociaciones en las que prevalecerá la aplicación de un justiprecio por el uso real del repertorio de cada una de las entidades en los locales.

Ambas tarifas no son definitivas. No obstante será más factible el acuerdo con aquellas entidades que han tenido en cuenta los antecedentes a la hora de establecer las nuevas tarifas, que con quien ha olvidado los antecedentes incorporando nuevo sistema de cálculo basado en apreciaciones que, en un principio, no se ajustan a la realidad de nuestro sector. Este nuevo sistema exige una explicación y razonamiento.

Esperamos que ambas entidades entiendan la situación de nuestro sector y, por ello, la forma de buscar el justiprecio del uso de su repertorio.

Opinión

Discotecas: Unos elementos diferenciadores

La actividad de las Salas de Fiesta, Baile y Discotecas tiene como elemento singular y específico el baile. Ninguna otra actividad, entre todas las recogidas en las normativas autonómicas, tiene la posibilidad de ofrecer el baile como actividad recreativa identificadora. Esta identidad debe verse reflejada por todos aquellos elementos que lo diferencien de cualquier otra actividad similar.

En la actualidad no ocurre así en la mayoría de las normativas. Uno de los elementos conocido como “la pista” es un componente esencial y diferenciador. Es el lugar destinado para ello y, por lo tanto, se manifieste el entretenimiento perseguido por el usuario. La pista debe reunir las condiciones necesarias para que tal fin se cumpla. Debe tener unas dimensiones adecuadas, exento e todo obstáculo que impida o moleste la realización de tal fin. Así mismo dispone de efectos lumínicos que lo diferencia del resto del local. Cada momento, cada cadencia es propiciada por una iluminación diferente. Cada género musical necesita irradiar un tipo y modo de luz adecuada al mismo.

Otro elemento esencial es la música. No es exclusivo de las Salas de Fiesta, Baile y Discotecas, pero sin embargo si es un recurso que, en la forma en que se disponga, identifica el fin que persigue. No se puede comparar el tipo y el género musical escogido si se pretende una amenización musical o si se pretende facilitar y promover el baile o simplemente escuchar un concierto. Los distintos tipos y géneros se mezclan de forma distinta según el fin que se persigue. Dentro de la música también incide su volumen. Varias normativas autonómicas establecen límites de emisión según la actividad que recoge la licencia del local. Precisamente esa limitación para unas actividades sitúa a las Salas de Fiesta y Discotecas en el grupo en el que la emisión permitida es superior  en decibelios (dB) por exigencia de la insonorización determinada.

Estos elementos, entre otros, son identificadores de una actividad específica como la que se realiza en las salas de fiesta, baile y discotecas. Todos ellos deben ser exigidos y permitidos exclusivamente cuando se cuente con una licencia para Sala de Fiesta, Baile ó Discoteca.

El reconocimiento de las mismas servirá, igualmente, para descubrir cuando un local sin la licencia correspondiente dispone de ellos provocando una inadecuada oferta frente a quien las ofrece con pleno derecho.

Opinión

LA ZONA ZAS Ó EL FRACASO DE LOS POLITICOS

Zona ZAS, difieren en la terminología en las distintas Comunidades Autónomas, pero significan lo mismo, “limitar derechos a empresarios por la incompetencia de los políticos”.

Declarar “zona acústicamente saturada” es el recurso que queda a los políticos cuando no tienen capacidad de reacción ante un problema social, como es conciliar el descanso con el ocio.

La previsión es el arte de saber diagnosticar con antelación un conflicto y por ello actuar para evitarlo. Si en un espacio determinado se otorgan profusamente licencias sin valorar el efecto que puedan tener. Si el ánimo recaudatorio no valora la situación que se creará con esa profusión. Se está favoreciendo la creación de un conflicto.

Generado el conflicto la solución que se les ocurre es: a ti que te he dado licencia, a ti que te he obligado hacer una fuerte inversión, a ti que te he obligado a realizar unas  actuaciones en tu local para que él no moleste, a ti te recorto el horario.

Fácil. Así lo ven de fácil los incompetentes políticos que perjudican a los ciudadanos-empresarios que han confiado en que la obtención de la licencia obliga a la administración defender su permanencia.

Opinión

EL TRIBUNAL SUPREMO Y LA ZONA PARA FUMADORES

El Tribunal Supremo ha rechazado que el Estado deba indemnizar por la instalación de zonas para fumadores, en locales públicos, antes de la reforma de 2010. En una de las dos sentencias recientes ha declarado que no hay vulneración del principio de confianza legítima y existe el «deber jurídico de soportar» la pérdida económica reclamada. Una sentencia que se acata, pero no se comparte.

Como argumento, para desestimar el principio de confianza, señala que «es difícilmente cuestionable que el prohibicionismo formaba parte del “signo de los tiempos” ya antes de la reforma legal de 2010». El signo de los tiempos viene a significar que los hoteles siguen teniendo la potestad de establecer un treinta por cien de sus habitaciones para fumadores. Antes y después de la reforma de 2010. Y el mismo Tribunal, otra Sala, considera que la recepción de un aparato de TV en una habitación es comunicación pública para percibir, por las entidades de gestión de propiedad intelectual, los derechos correspondientes.

También debe ser “signo de los tiempos” que en países de nuestro entorno político-económico, Alemania por ejemplo, existen locales públicos donde se permite fumar.

Los empresarios de establecimientos públicos, entre ellos las salas de fiesta y discotecas, soportaron las inversiones. Acataron la modificación de la Ley que los políticos aprobaron, incluida la excepción de los hoteles.

La ausencia de indemnización avalada por el Tribunal Supremo sitúa a los “dos poderes” en la misma consideración. Se puede legislar sin valorar los perjuicios que se ocasiona, haciendo excepciones que rompen el principio de igualdad, y sin equidad; después “el signo de los tiempos”, se aplica, sin razones objetivas, y el empresario “paga” y soporta una inversión inservible.

Opinión

Ahora, los aforos

La armonización normativa, en el sector del ocio nocturno, se hace cada vez más imprescindible.
La capacidad normativa de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos en sus respectivos territorios ocasiona situaciones que no deberían darse ni permitirse, en un estado que preconiza la igualdad de todos sus ciudadanos y organizaciones ante la ley.
Esta diversidad normativa ocasiona agravios comparativos entre empresarios, según su situación geográfica dentro de España. La actuación, tanto de aplicación como de normativa sobre los espectáculos, está creando situaciones de injusticia. En la actualidad determinadas actuaciones sobre los aforos en locales de ocio nocturno está generando un ataque frontal a una actividad ya sumida en una situación límite.
El aforo de los locales viene determinada por dos factores sustanciales. La capacidad viene deducida por los metros y la estructura interna de los locales, y por las medidas de seguridad y evacuación de ese local. Intentar modificar esta situación con normas que desatiendan estos parámetros, para sustituirlas por otras que permitan una interpretación subjetiva, deparará en situaciones de riesgo y contravendrán las reglas con las que se han realizado inversiones y soportando riesgos por acomodarse a la legalidad.
Situaciones inverosímiles y de signo contrapuesto se plantean en la actualidad. En la Comunidad de Madrid se solicita por los empresarios, y con razón, la revisión y la actualización de sus aforos ya que capacidades calculadas en otros momentos, en los que el cálculo por metro cuadrado no era la actual, ni tampoco existían los medios preventivos de seguridad que existen hoy, no se ajustan a la a la realidad normativa.

La administración no está por esa actualización. Esta negativa es síntoma de una cerrazón incomprensible de unas administraciones que, lejos de actuar de forma justa y actual, pretenden, tal vez, salvaguardarse de errores por ellas mismas cometidos.
Por el contrario el Consell de Ibiza pretende, según noticias (Diario de Ibiza 4-01-2014), normativizar las capacidades de los locales de espectáculos de forma que se regularicen determinados locales, incluso los ilegales, con interpretaciones fuera de estos parámetros que garantizan la seguridad de los ciudadanos. Pretensión, al parecer, sin respetar, siquiera, los aforos establecidos en las licencias municipales.
Es el momento que alguien ponga freno a estas disparidades y se racionalice y normalice la normativa de forma que todos los ciudadanos y sus empresas tengan unas reglas de juego como mínimo similares y que no creen situaciones de agravios comparativos entre iguales.

Opinión

La noche y el ocio

TODOS CONTRA LA NOCHE

El ocio nocturno es el servicio mejor valorado por los turistas en las encuestas al finalizar su estancia. El 52,2% de los turistas eligen nuestros destinos por las ofertas del ocio (Instituto de Estudios Turísticos). Las administraciones españolas no tiene en consideración esta realidad. El ocio nocturno continúa siendo atacado por quienes más empeño deberían poner en ayudarlo.

Por un lado la legislación estatal obvia la integración de las salas de fiesta y discotecas en el sector turístico y establece, para las mismas, el tipo impositivo general del 21% como espectáculo. A esta asimilación, la administración central (Ministerio de Hacienda) interpreta que todas las consumiciones que se realicen una vez en el interior de los locales también tributen al 21%. Con esta decisión injusta y comparativamente discriminatoria, no solo se agravia al sector del ocio nocturno, sino que se castiga a una actividad turísticamente necesaria. Gran parte de la Europa que nos controla y exige acciones, contempla en su legislación tipos impositivos menores, algún país tributa al 3% el ocio nocturno.

Las comunidades autónomas no siempre aciertan en la defensa del ocio nocturno. En las Islas Baleares se ha legislado sobre las actividades turísticas de forma que otros sectores, hospedaje fundamentalmente, puedan realizar las funciones propias de las salas de fiesta y discotecas. Al amparo de lo que consideran actividades complementarias, se favorece la realización de actividades inapropiadas sin necesidad de licencias. Así se provoca una disminución en la oferta y calidad del ocio nocturno. El libre comercio no es el que todo vale para una actividad en perjuicio de otra, ni para desprestigiar una oferta de calidad como la que ofrecen las salas de fiesta y discotecas de Baleares. Son un referente mundial.

Las administraciones autonómicas y locales, en su mayoría, permanecen pasivas ante la competencia desleal que sufre el sector del ocio nocturno. No se controlan que las actividades que se realicen coincidan con las licencias, ni el cumplimiento de los horarios. Todo ello en perjuicio del sector del ocio nocturno, integrante necesario de la oferta turística, la mejor actividad económica del país. El mayor soporte para la salida de la crisis.

Tal cúmulo de acciones y omisiones están provocando la disminución de la oferta. Se confirmará la disminución cuantitativa y cualitativa de un sector que el turista considera esencial para elegirnos.

Alguien deberá recapacitar. La urgencia en la modificación es imperiosa. La injusta tributación por el IVA, las legislaciones inconsecuentes y la pasividad en el control debido derivará en  daños irreparables para todos.

Opinión

UN AÑO CON EL “NUEVO” IVA

Confirmadas las peores perspectivas. El incremento del tipo de IVA aplicable de Salas de Fiesta y Discotecas, en un 13% ha sido desastroso para el Sector. El cierre de más de 400 Discotecas y Salas de Fiesta, y una reducción de la actividad en el resto que alcanza al 20%, conlleva a una reducción de casi el 35% de la oferta del ocio nocturno en España.

No valdrán lamentaciones. Se ha advertido con tiempo. La reducción de la oferta nocturna afectará sensiblemente al turismo. El 52,2% de los turistas eligen nuestros destinos por las ofertas del ocio (Instituto de Estudios Turísticos). Reduzcamos la oferta y reduciremos los turistas y con ello la posible recuperación económica.

Los datos no admiten argumentaciones. Es el momento de rectificar errores. El 21% de IVA aplicable a Salas de Fiesta, Discotecas en un error.